martes, 9 de febrero de 2016

LA FLAUTA









Iba tocando mi flauta
por un camino y  la orilla,
era un reguero de flores
diminutas margaritas.

La mañana tempranera
el suelo, lo cristaliza
los pájaros picotean
para romper esa brisa.

El arroyo serpentea
a lo largo de la orilla
uniéndose al claro río que
 hacia  la mar se encamina.

Para escucharme tocar
 el agua se en mudéis
a tras quedaba una alfombra
diminutas margaritas.
                                                          
                                   Encarna  Gordo      






No hay comentarios:

Publicar un comentario